Nos iniciamos en esto de la impresión por sublimación por hobby, por eso de inventarnos nuestras camisetas, tazas y gorras.

Cuando la cantidad de productos sublimados comenzó a colmar el poco espacio del que disponíamos, regalamos algunos diseños a amigos y familiares.

Con el tiempo nos fueron pidiendo otros diseños, como tazas con dibujos que habían hecho sus hijos, camisetas con fotos familiares bastante horteras o gorras con frases rollo Mr. Wonderfull, pero super negativas y oscuras, del tipo “La forma más cruel de herir a alguien es hacerle creer que le importas, y luego irte.”, “Ya no te quiero, abuela” o la ya archiconocida “Si existe Dios, ¿cómo puedes explicar la guerra, las hambrunas o que tu hermano sea tan mala persona?”.

Tras varios meses distraídos con los encargos informales de nuestros amigos, llegó el Apocalipsis Covid-19, en marzo, y el confinamiento nos dejó con mucho tiempo libre. 

A los pocos días del encierro, probamos a fabricar decenas de púas de guitarra con la cara de Fernando Simón, por puro placer. Impresas a una resolución turbadoramente alta.

Era como contemplar el rostro de un ángel.

Después de algunos experimentos más, decidimos crear esta web, dedicada principalmente a las taza sublimadas

Reunimos algunas ilustraciones y creamos la web desde cero. 

Nos irá bien, ¿verdad?

¿VERDAD?

Bueno, dejo esto aquí y me voy…